¡Trabajamos a Exito! Sin Adelantar Dinero ¡¡¡Sólo Cobramos si TÚ ganas!!!

¿Cómo saber si tengo una tarjeta revolving? ¡Fácil y rápido!

Te mostramos como saber si tu tarjeta de crédito es revolving. ¿Tienes o has tenido una tarjeta revolving? ¡Reclama Gratis y recupera tu dinero!

¿Cómo saber si tengo una tarjeta revolving?

Cómo saber si tengo una tarjeta revolving

Como verás, saber si la tarjeta de crédito que tengo es revolving es muy rápido y sencillo, siguiendo los siguientes pasos:

En primer lugar, debes saber que una tarjeta revolving es un tipo de tarjeta de crédito, lo que implica que se trata de un medio de pago que usamos para aplazar las compras que hagamos con ellas.

Compramos y la tarjeta nos permite ir pagando a cómodos plazos, pero, cómo sabemos si ¿tienes o has tenido una tarjeta revolving?

A grandes rasgos os diremos que la diferencia entre una tarjeta de crédito normal y una tarjeta revolving la encontramos en el funcionamiento de cada una, siendo esto lo que tienes que tener en cuenta para distinguirlas.

Comprobando estos sencillos puntos te mostramos como saber si tu tarjeta de crédito es revolving:

  • Funciona como un préstamo personal
  • Pago a plazos con cuotas fijas
  • Tipo de TAE superior al 20%
  • La deudad se alarga en el tiempo
  • Falta de trasparencia

Con todas estas claves ya hemos respondido a tu pregunta de cómo saber si tengo una tarjeta revolving.

Leer el contrato de la tarjeta de crédito

Si tenemos el contrato de la tarjeta de crédito a mano, una de las formas más sencillas de saber el tipo de tarjeta de crédito que tenemos es revisar y analizar la modalidad de pago establecida en el contrato. Si aparece el término revolving, crédito aplazado o interés compuesto nos encontramos ante una tarjeta del tipo revolving.

Las tarjetas revolving se han convertido en un auténtico quebradero de cabeza para sus usuarios, y con razón ya que implican una verdadera sangría económica para aquellos que no conocían los altos costes económicos que conlleva utilizarlas.

Cada vez son más los propietarios de este tipo de tarjetas los que se han lanzado a reclamar en los tribunales todo lo que han pagado por los intereses abusivos a lo largo de los años de uso de las mismas, llegando a ser en algunos casos verdaderas fortunas.

En el caso de no contar con el contrato, estamos en todo nuestro derecho a solicitar a la entidad una copia del mismo, y ésta debe entregárnosla.

Para ello debemos enviar una carta al Servicio de Atención al Cliente de la entidad, solicitando copia del mismo, así como de todos los extractos y liquidaciones. En el caso de que se tratara de una entidad con oficinas abiertas al público, podemos ir a la misa y que nos entren allí los documentos.

Cuando hablamos de documentos nos referimos al contrato, legible y perfectamente firmado, así como a los extractos, los cuales necesitaremos para poder reclamar, ya que con ellos demostraremos lo que hemos gastado y pagado con nuestra tarjeta revolving.

Consultar el tipo de interés pagado en nuestros recibos

En los recibos o mensualidades que recibamos de la tarjeta de crédito podremos ver el tipo de interés TAE aplicado por nuestra entidad financiera. Si en nuestro caso estamos pagando un T.A.E. superior o cercano al 20%, lo más normal es que tengamos una tarjeta del tipo revolving.

Ya tienes todas las claves de cómo saber si mi tarjeta es revolving. Te decíamos anteriormente de la importancia de solicitar a tu entidad financiera el contrato y lo extracto de tu tarjeta, tanto para conocer tú mismo si la misma se enmarca dentro de las tarjetas revolving, y en el caso de ser así, para poder reclamar posteriormente judicialmente.

Una vez que tengamos en nuestras manos toda la documentación llega el momento de analizarla en profundidad, prestando especial atención al contrato.

En función como sea este último, tendremos una u otra vía para recuperar tu dinero, usura, condiciones generales, falta de trasparencia…

Los extractos nos van a permitir conocer las cantidades exactas de que hemos dispuesto, que hemos pagado mediante cuotas, cuánto se destinado a amortización y cuánto a intereses remuneratorios, comisiones y otros.

Cifra que nos va a servir para plantear la demanda judicial, o poder decidir con todos los datos, la idoneidad de aceptar una posible oferta de la entidad financiera.

La deuda financiera aumenta

Si las cuotas de crédito pagadas apenas sirven para pagar los intereses del crédito y el principal no disminuye o incluso aumenta. Esto es algo habitual de las tarjetas revolving y causa muchos problemas a sus propietarios, que se ven envueltos en el pago de cargas de interés vitalicias.

Como hemos señalado en muchas ocasiones, esta es una de las características de este tipo de crédito, los altos intereses que exigen.

Si investigamos en el mercado, encontramos tarjetas de este tipo en los principales bancos, aunque en algunas de las ocasiones no son revolving sino que ofrecen la posibilidad de abonar el importe a fin de mes o de fraccionar la deuda, en cuyo caso los intereses aumentan de forma considerable, incluso llegando a superar el 20%.

Para saber como funciona este tipo de tarjetas imagínate que pides 2.000 euros de crédito a 6 años, lo devuelves en cómodas cuotas mensuales de 100 euros. Para cuando acabes de pagarlo habrás abonado 7.200 euros, casi cuatro veces más de lo que pediste. Esto es exactamente lo que sucede con las tarjetas revolving.

Como cliente, en un principio te parecerá estar pagando una cuota mensual muy pequeña pero lo que aportas nunca llega, eso precisamente no se les explica a los clientes, a pagar el 100% del principal con lo que se va aumentando la deuda. Esa cuota mensual incluye más pagos.

Comisiones, seguros, aumento unilateral por parte de la entidad financiera… No lo explican y hace que aumente mes a mes.  Una sentencia del Tribunal Supremo de marzo dictamina que los intereses que se cobra por estas tarjetas, entre el 20 y el 30%, son usurarios. Y las declara nulas.

Ese contrato no ha existido con lo que cualquier cantidad tendría que ser devuelta al consumidor. Volviendo al ejemplo si pidió 2.000 euros, y abonó 7.200, le cobraron de más 5.200 euros que tendrán que devolverle junto con los intereses ahora a su favor.

¿Tu tarjeta es revolving? ¡Decídete a recclamar tu dinero!

Ahora ya sabes cómo saber si tienes una tarjeta es revolving en tu propiedad. En caso de tengas o hayas tenido un contrato de crédito revolving, nuestros abogados estarán dispuestos a ayudarte a realizar con éxito una reclamación.

Cientos de nuestros clientes ya han logrado recuperar los intereses abusivos usurarios pagados por sus tarjetas revolving. ¿Quieres ser uno de ellos? ¡Llama Ahora y recupera tu dinero!

No lo dudes, en Donrecuperador trabajamos a existo, solo si tú ganas, nosotros cobramos.

¿Tienes una tarjeta Revolving?

 

¿Deseas que te recuperemos tus intereses?

Llámanos al 910 054 220 o rellena el siguiente formulario:

Líderes en Reclamación de tarjetas Revolving

Más de 500 reclamaciones en 2020.

Al enviarnos sus datos acepta nuestras condiciones y políticas. Don Reclamador y Recuperador, S.L. es el responsable del tratamiento de sus datos personales a fin de poder a) gestionar su consulta; b) prestarle asistencia; o c) enviarle información sobre nuestros servicios, según el caso. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y oposición, así como obtener más información sobre cómo tratamos sus datos en nuestra política de privacidad.